Cuaresma, un tiempo de misericordia para el buen Granadero

Visto: 1423

Hoy empieza la cuaresma. 40 días antes de la semana Santa. 40 días -casi- para la fiesta grande de la Virgen de los Dolores, en ese viernes de Pasión, donde los Granaderos manifestamos nuestra gratitud por el inmenso amor que la Madre Dolorosa tiene hacia nosotros. Y mostramos ese amor de hijos hacía esta madre, desfilando con el brillo de los sus hermosos desfiles en la procesión por la tarde del último viernes de Cuaresma.

Por eso debe ser importante para la Corporación de Granaderos  de la Virgen de los Dolores de la Parroquia de Los Ángeles saber vivir este tiempo de Cuaresma. Es tiempo de conversión, de cambio, de restauración de nuestra vida personal y también de nuestra vida de Corporación. Es tiempo también de ser perdonados, con el perdón de Dios porque le ofendemos, y también, de perdonar a los que han provocado tal vez algún agravio en nuestra vida.

La Cuaresma es tiempo de misericordia para mí personalmente, pues recibo de Jesús el hijo de mi Madre Dolorosa, esa misericordia. También está la misericordia que yo puedo dar a los demás. Esa misericordia que nace de las entrañas de Dios, que nos entrega a través de su Madre Dolorosa a su hijo,  y que tiene que movernos a nosotros cristianos para ir más allá del amor puramente sentimental, más o menos filantrópico sino para un darse a los demás. Es un amor que sale de las entrañas mismas como el que nace de una madre.

El mundo, la sociedad, nuestra Corporación de Granaderos necesita de esa misericordia que es un amor lleno de sentido y que en el tiempo cuaresmal, el cristiano puede sentir y experimentar cuando veneramos y rezamos a la Virgen, cuando recordamos tantas y tantas cosas hermosas recibidas de ella.  En el fondo son todas parte de esa historia de amor misericordioso que Dios nuestro Padre participó y vivió  con nosotros a través de su bendita Madre, la Virgen de los Dolores.

 

Rvdo. D. José Luis Barrera Calahorro

Consiliario Parroquia Ntra. Sra. de los Ángeles